miércoles, 2 de enero de 2019

Gestinar la ansiedad


La psicología siempre ha estado presente en nuestra vida, pero han sido las guerras, y el mundo de la empresa las que exprimido su estudio.
El desarrollo profesional del deporte en los últimos años ha derivado hacia este terreno la importancia de su puesta en escena. Si bien antes se extrapolaban los conocimientos adquiridos por la psicología en otros ámbitos hacia el deporte, ahora es al revés y se utiliza el desarrollo de la psicología deportiva en los ámbitos personales, educativos y profesionales.

La psicología básica ha sido desarrollada desde la antigüedad, pero hoy las herramientas disponibles son mucho mejores, y su importancia en cualquier actividad es vital.

Unos días atrás, leía este artículo "Como entrenar la mente para gestionar la ansiedad", y dejo aquí un pequeño resumen de lo que posiblemente ya todos sabemos, pero que solo el entrenamiento diario nos permite asumirlo y lo encaro hacia el deporte de competición.

La primero, y quizás lo más importante es ADMITIR LOS FRACASOS y tras ellos DARNOS NUEVAS OPORTUNIDADES. Esto que parece tan sencillo no es nada fácil.

Todos sabemos que nosotros mismos somos nuestro peor enemigo. El saboteador interno está siempre trabajando para minarnos nuestra propia confianza… y hay que estar atento para desplegar nuestras armas contra nosotros mismos.

Esas armas son:
-          Fijar los objetivos (claros y asumibles)
-          Retomar lo bueno de nuestro pasado para saber que lo podemos repetir.
-          Confiar en el trabajo y esfuerzo realizado, y en nuestro talento.

Y que pasa cuando llega la ansiedad, el miedo, la angustia y la presión. Es vital usar unas cuantas herramientas que hemos de entrenar: 
  1. Conseguir la calma a través de la respiración
  2. Trabajar el relajamiento.
  3. Y trasladar nuestra atención en lo que hacemos, solo en lo que hacemos, excluyendo el resto de pensamientos. ES LA ATENCIÓN PLENA.
Si nos llegan malos pensamientos, transformarlos en buenos, imaginar siempre un futuro amable en lugar de otro amenazante. Pensar siempre que tanto el pasado y el futuro no existe únicamente está en nuestra cabeza, lo único que existe es el presente.

Y en cualquier cosa que hagamos separar dos ámbitos esenciales:
 - Que parte del presente PODEMOS CONTROLAR
 - Que parte del presente NO podemos controlar.

Olvidarnos de lo que es imposible controlar, simplemente aceptarlo y centrarnos en lo que si podemos controlar actuando con energía, calma, alegría, fuerza, inteligencia…. si hacemos todo esto, que no es poco, no hace falta que nos obliguemos a nosotros mismos a disfrutar, simplemente disfrutaremos, fluiremos.

lunes, 17 de septiembre de 2018

Táctica versus Estrategia


Son dos palabras bonitas, colonizadas por la "T" que les da un aire sustancial e interesante.
Ambas palabras parecen significar lo mismo y en cierta forma se complementan.
Estos términos aparecen en la jerga militar, pasando de ahí al mundo deportivo, económico y a cualquier actividad donde se persiga un objetivo.

Podríamos simplificar los dos términos diciendo que:
 - Táctica es el sistema o plan para llevar a cabo un objetivo muy determinado. aprovechando los recursos de los que disponemos de forma óptima.
 - La estrategia, sería un planteamiento general, un esquema de las diferentes tácticas que necesitamos para alcanzar un fin. La estrategia es la táctica de las táctica.

Sinónimos de Táctica serían: método, sistema, procedimiento, plan, jugada, proceso, ejecución.
Sinónimos de Estrategia serían: planteamiento, esquema, logística, conjunto de procesos, dirección.

La táctica se ocupa de las acciones pequeñas, las desmenuza y les da eficiencia. La táctica se desarrolla con el entreno y con la repetición.
La estrategia ordena estas acciones, las prioriza, y las ejecuta o no según las circunstancias para conseguir el objetivo previsto. La estrategia tiene más que ver con la audacia y la genialidad, hijas de  la experiencia.

Las tácticas se entrenan, son movimientos repetitivos que han de ser precisos, donde cuenta más la ejecución que el pensamiento.
La estrategia es una herramienta del pensamiento, es una acción continua de diferentes tácticas cuyo fin es alcanzar el objetivo. La estrategia es dinámica porque las circunstancias suelen cambiar y la estrategia debe estar atenta a estos cambios, actuar y modificar tácticas con eficiencia.

En una línea de salida, Táctica es saber hacer diferentes salidas, por el comité, por la boya, libres, arriesgando, sin arriesgar, etc.
Estrategia en la salida sería buscar un lado del recorrido, sería no tomar riesgos, sería estar cerca de nuestros contrincantes más cercanos en la clasificación, sería buscar una salida muy agresiva que nos permita estar delante, etc.

Durante la regata: estrategia podría ser permanecer cerca de un determinado contrincante, táctica sería por ejemplo si vamos delante de él mantenernos siempre entre él y la boya. Estrategia podría ser llegar siempre a las boyas libres de problemas, la táctica implicaría pasarse de las layline ampliamente o separarse de los contrincantes perdiendo alguna posición pero teniendo la seguridad de que no nos meteremos en ningún problema.
La estrategia sería mantenernos siempre en el campo de regatas, la táctica virar siempre hacia el bordo que nos acerque más a la boya.

La estrategia vendrá definida por muchas cosas, pero básicamente por nuestras capacidades, nuestro entreno, nuestro físico, nuestra velocidad de barco respecto a la flota, nuestra psicología competitiva. Todo ello implicará una estrategia conservadora o agresiva. La táctica sería ese procedimiento en la lucha del barco a barco, el acercamiento y salida de boya, la gestión de los últimos segundos en una salida.

¿Que es más importante?
Ambas, la estrategia no tiene sentido sin un dominio de las tácticas básicas. Una mala táctica arruina toda una estrategia bien pensada.


La táctica es vivir, la estrategia pensar en como vamos a vivir.
La táctica son las acciones, la estrategia el planteamiento y orden de estas acciones.

La táctica se acerca a lo pequeño y a la acción, y la estrategia a lo grande y al pensamiento.

La táctica de este escrito es conformar cada párrafo, la estrategia es la idea que busca trasmitir en su lectura.

¿Habré conseguido mi objetivo?

viernes, 31 de agosto de 2018

Que palo!!!

Voy a intentar ser bastante sintético y diáfano respecto a como creo que funciona el palo del Laser. En los comentarios podéis hacer cualquier referencia que aporte otros puntos de vista e incluso que refuten mi opinión.

El palo del Laser no tiene jarcia, y está compuesto por dos tubos que se unen. En su día fue una innovación brutal ya que nació como barco para el fin de semana. Esta innovación desmontaje del palo en dos partes permitía desplazarlo encima de un coche de manera sencilla. Además en caso de rotura solo era necesario cambiar la parte rota.
Hasta hace un año en que se introdujo la parte superior del palo de carbono, no hubo nunca ningún cambio.

¿Como funciona el palo del Laser?
La vela pretende comportarse como un ala de un avión, para ello busca una forma rígida que no se desmonte y a la vez una curva eficiente aerodinámicamente. Para conseguir esta forma de ala de avión hay diversos recursos:
  1.  los paños de las velas se cosen de panera parecida a las prendas de vestir, los lados de los paños que se cosen unos a otros no son rectos sino que tienen una cierta curvatura. Al coser estas curvaturas la vela adquiere una bolsa. Si ponéis la vela sobre el suelo, veréis que es imposible que la vela se apoye sobre el suelo en toda su superficie porque no es plana.
  2. Otra forma de controlar la forma de la vela son las pinzas en la baluma, que se suelen trasladar a la costura de los paños.
  3. Y Finalmente la curva del grátil. Al extender la vela en el suelo observaréis que el grátil no es recto, sino que tiene una curva gradual. Esta curva del grátil al introducirla en un palo recto formará una bolsa muy importante. Es la bolsa de grátil. Este ataque de la vela es una de las partes más importantes para controlar la eficiencia.
Detengamonos en la curva del grátil.
Según vamos flexionando el palo (curvando el palo) mediante el cazado de la escota o de la contra, la curva del palo se va pareciendo (emparejando) a la curva de la vela, y de esa manera la bolsa del grátil va desapareciendo. Digamos que el ataque de la vela se va aplanando.  Si la curvatura o flexión del palo es superior a la curva de grátil de la vela, entonces las curvas ya no se acoplarán y se partirá la vela. Cuando se parte la vela tenemos el recurso de actuar sobre la curva del grátil de la vela a través del cunningham. Cazando el cunningham embolsamos un poco el ataque de la vela y conseguimos eliminar que la vela "rompa" (una arrugar que va desde el palo al puño de escota en diagonal)

El cunningham tiene otro efecto añadido hace de "arco". Cuando el palo flexa es como un arco, si imaginas el cunningham como un cabo que llega hasta la punta del palo, al tirar del cunningham estás flexando más el arco es decir el palo. incidiendo sobre todo sobre la punta del palo. Sería el efecto de un backstay en un crucero. 

En la mayoría de los barcos se puede jugar con la construcción de los mástiles y el diseño de la vela con lo cual hay muchas herramientas para conseguir la vela y palo ideal. Eso implica más recursos en materiales, investigación, e implica mucho dinero, para llegar a disponer de la vela y palo más eficiente. Pero en el Laser no podemos elegir ni la vela ni el palo, (es un prototipo y en principio son todos iguales) lo cual implica ahorrarnos ese gasto, e iguala a los contrincantes.
Eso no quita que con más recursos se puedan probar diferentes palos y velas, porque aunque sean prototipos siempre hay diferencias entre ellos, y se puede llegar a una combinación más eficiente.


¿Cual es pues el mejor palo?

Lo ideal es que la vela no llegue a partirse, ya que a partir de ese momento se deforma la vela (el ala de avión) perdiendo eficiencia. El palo y la vela del Laser está diseñado para que teniendo cazado el traveler a tope y cazando la escota a tope (polea con polea) ambas curvas, palo y vela se acoplen y la vela se aplane en el ataque, estando en el límite de rotura. Cuando tenemos mucho viento, éste hace flexar más al palo y es habitual que la vela llegue a partirse (arruga diagonal).

Lo que buscan actualmente los laseristas es disponer de una base muy blanda y una punta muy dura.
La forma de buscar una base blanda suele ser por el peso, a menos peso menos aluminio y en teoría menos dureza.
Respecto a la punta sería lo contrario. Aunque lo ideal por supuesto sería medir las curvas de sus flexiones. Pero creo que eso es para los pro, y este no es el objetivo de este articulo.

La introducción de la punta de carbono (tiene carbono fibra y epoxi) no cambia mucho la curvatura del palo, pero el carbono aporta más ligereza, más elasticidad y dureza.

Hemos de añadir la nota de que todo esto es importante sobre todo en rumbo de ceñida.


¿Como afecta la forma de trimar el barco en la curva del palo?

El Laser no dispone de demasiadas combinaciones y tiene pocos trucos. La idea es que el ataque de la vela sea lo más plano posible, para ello como dijimos, lo ideal es que esa curva de palo y vela se acomeden.
Partimos de llevar el traveler (pata de gallo) lo más cazada posible y la escota también, polea contra polea y la contra suelta (a besar). En esta situación no debería partir la vela, si lo hace es que la punta es muy blanda, y o la base es muy dura. Si soltáramos un poco de escota flexionaría menos el palo y la curva sería perfecta pero tendríamos menos tensión en la baluma, esta abrirá más y la vela no empujará tanto.
Como dijimos antes cazando un poco de cunningham podemos mejorar esa vela que se parte embolsando el gratil y trasladando parte de la flexión a la punta del palo. Pero cuanto más cunningham metamos menos potencia tendrá la vela. Dependerá mucho de nuestro físico y peso.

¿Que pasa con la contra?
Según cazamos la contra, trasladamos la flexión más o menos regular de todo el palo a la parte de abajo del palo y la vela empezará a romperse, ya que la contra hace flexar el palo justo en la zona donde se produce la arruga. Así que lo ideal es no cazar al contra, pero esto requiere estar muy en forma y mover poco la escota.
En el momento en que hay mucho viento y tenemos que jugar mucho con la escota hemos de cazar la contra para conseguir que al soltar la escota la vela no se embolse y esté cambiando de forma al cazar y al soltar. ¿Hasta donde? cuanto más fuerte estés menos contra necesitarás.

Dentro de todo este juego cada uno ha de buscar la forma en que se encuentre bien navegando. La forma de navegar incide en la forma del trimado. Evidentemente las condiciones de ola también son importantes. A mi parecer a igual intensidad de viento. Con poca ola deberíamos usar menos contra y menos cunningham. Cuando va entrando ola, aumentaríamos la tensión de ambos para permitir una baluma más abierta y obtener un barco más ágil pasando la ola.

Con la vela antigua, cuando entraba mucho viento



SINTESIS:
  • Base blanda y punta dura sería la mejor combinacion.
  • Cazar a tope traveler y escota permite ajustar el mejor ataque de la vela y la mayor tensión de la baluma. (con vientos flojos cambiaría)
  • Cazar cunningham arregla la vela si esta parte. Da más flexión a la punta. Aporta bolsa y potencia en el ataque de la vela (quita angulo de ceñida). Quita potencia en la baluma.
  • Cazar contra, traslada la flexión a la parte baja del palo. Hará que parta antes la vela. Mantiene más estable la forma de la vela en caso de que muevas mucho la escota.
  • A mejor forma física y mayor peso, menos contra y menos cunningham.

viernes, 8 de junio de 2018

Obituario Pere Tusell



"I see skies of blue and clouds of white
The bright blessed day, the dark sacred night
And I think to myself what a wonderful world."

Todos sentados en silencio escuchábamos la voz de Louis Amstrong que con esa sencilla y plácida melodía expresa que lo cercano y más accesible es lo que hace a este mundo maravilloso.

Eran unos minutos de recogimiento, de pensar en el Pere, de recorrer alguna imagen del pasado con él, de pensar en quien y porque habían elegido esta canción de despedida. Su ataúd, con flores y su casco de bombero estaba allí, de protagonista en la gran iglesia de Taradell, cercana a Vic, que hoy se quedaba pequeña, muy pequeña.

Todos de pié al unísono, en el momento en que dos personas se acercaron a retirar su féretro. Conociendo al Pere, aun es capaz de hacernos alguna trastada. Pensé. Su cuerpo salía por una puerta lateral de la iglesia, pero él salía a cachitos en la cabeza de cada uno de nosotros por la puerta principal.

Saliendo de la Iglesia, tenía a mi lado a Jordi Pujol, muy avejentado, me costó reconocerlo, le saludé y le expresé mis condolencias, porque alguien me comentó que era el padrino del Pere.

Éramos de los últimos en salir y el exterior de la iglesia estaba repleto de gente. Busqué a Anna la mujer del Pere, y cuando tuve oportunidad le di un fuerte abrazo, ¿qué más puedes hacer, sino abrazarla con una mezcla de cariño y fuerza, para que una simple palabra: “ánimo” duré un poco más que lo que dura en el aire?

Poco después abracé a su hijo pequeño, unos 19, se acordaba de mi nombre:  - Fredi ¿no? Me dijo. Mientras yo recordaba como hacía 10 años Pere jugaba en la piscina de un hotel de Mallorca con mis hijos y los suyos, cautivándolos con todo tipo de barbaridades. Era el primer campeonato de España master de la clase Laser en el club del Arenal. Le dije que tenían un padre excepcional, y que cuidaran a su madre. ¿Acaso otra frase era posible?.

Volvimos a Barcelona. No estábamos todos los que les hubiera gustado poder venir del grupo de vela, pero éramos un buen puñado, más de veinte. Y estábamos allí no solo para acompañar a la familia, también y sobre todo para acompañar a Cesar, su amigo del alma y nuestro compañero en el wonderful world del BISC en el Forum. Pere y Cesar eran y son indivisibles.

Apenas un año antes del día de hoy. Uno de esos viernes que salimos a llenar con velas el mar del Forum, apareció el Pere, sin ánimo de navegar. Nos invitó a todos a tomar unas birras, mientras nos explicaba que para él, nosotros, el grupo de Laser master, éramos muy importantes. Que éramos como una segunda familia, y por eso quería contarnos que le habían detectado un Cáncer complicado con metástasis, y que iba a estar un tiempo sin navegar, pero que volvería porque se lo iba a poner muy difícil a la enfermedad.

El “cabrón” del Pere aún tuvo los collons de venir unas cuantas veces entre quimioterapias a navegar. Era una bestia!.  Nos dio esperanzas a todos de que volvería en plenas condiciones… desgraciadamente todo se complicó y los últimos meses fueron realmente duros. Y a todos nos queda la sensación de que podíamos haber hecho más.

Antes de que sonara la canción a wonderful world, y una vez acabado el acto litúrgico, Cesar tuvo la entereza de leer un pequeño discurso:
“Era un granuja sin maldad”, “nos hicimos amigos en la escuela porque éramos los dos alumnos que coleccionábamos más consonantes de la clase:  TDA, TDAH, TEL…” Cesar pintó, con palabras en nuestros corazones, su amistad con Pere. Y arrancó con ellas nuestras lágrimas.

Pere llenaba; nos deja un gran vacío y echaremos de menos su ratafía. 

miércoles, 23 de mayo de 2018

El poder de los viejos!!!



En estos días se está regateando en el Balis, club situado en el centro del Maresme, el campeonato del mundo de Finn para los master (mayores de 30 años): casi 400 participantes de todas partes del mundo. El pasado año estuve en Split, (Croacia) en el campeonato del mundo de Laser master (mayores de 35 años) 350 participantes. En ambas regatas las inscripciones tienen un límite de participación porque sino llegarían fácilmente a los 500.

La flota de vela ligera con más actividad en España a nivel de entrenos, salidas al agua y participación en regatas está en el Forum de Barcelona, y sí, son los Laser master (mayores de 35 años), y además tengo el privilegio de formar parte de ella.

Este fenómeno se da en la mayoría de los deportes y la vela no es ajeno. Somos la primera generación de viejos que practicábamos deporte a nivel popular cuando éramos jóvenes... y ahora queremos seguir haciéndolo, y lo sabemos hacer mejor, de otra manera.

Somos un estamento del deporte que prácticamente no reclamamos ni consumimos recursos ni a los clubes, ni a las federaciones. Somos auto-suficientes económicamente, en planificación y en medios. Ponemos experiencia, tesón, horas, material, entreno, tiempo y sobre todo pasión, más que nunca.

Los objetivos cuentan! claro que sí! queremos seguir siendo mejores! pero hemos descubierto que es ahora, sí, ahora, cuando hemos conseguido entender la importancia de conjugar la parte deportiva, la organizativa, la social, la comunicativa, la solidaria, dando más importancia que nunca a la belleza que nos regala nuestro deporte.
Navegar es un Cunninghan que quita las arrugas de la piel y embolsa la vela del alma.

De repente, tras muchos años, sientes que ese ideal de "la pandilla juvenil", que a veces nunca ha existido, ahora de viejo, es una realidad palpable!

¡Caza vela, que flamea!

jueves, 19 de abril de 2018

Calella!! Danos caña!!! Queremos más!!!





 - "¿Que llevas aquí en el bolsillo del salvavidas?"
Me comentó Miguel Noguer chequeándolo, mientras hacíamos una comparación de los chalecos de cada uno.
 -  Siempre llevo un trozo de cabo y un rollo de cinta aislante, bueno hoy también llevo tres higos secos por si hay que coger fuerza entre regata y regata. Dije.
Carlos Martínez añadió
 - Yo además llevo un Ibuprofeno.
 - Tendremos que hacerte un control antidoping al llegar de las regatas. Remató alguien.
Mientras, nos probábamos el nuevo salvavidas brasileño de Miguel. Un chaleco fabricado con una especie de neopreno muy elástico que le permitía adaptarse y ceñirse al cuerpo. (Por algo era brasileños). Tenía además, en la zona abdominal unas costuras que simulaban esa tableta que ya nunca tendremos.
 - Creo que es el Chaleco salvavidas más caro del mundo. Dijo Miguel y continuó.
 - Lo compré por internet y mi dirección no estaba bien puesta, con lo que vino del brasil dos veces: casi 200 € la broma.
Probé su salvavidas. Me quedaba un poco apretado. Pero la idea era magistral casi como una segunda piel flotante. Después comprobé que mi Salvavidas, ganado en un sorteo (creo que es la única opción que tengo de ganar últimamente) pesaba el doble que los demás salvavidas que revisábamos.
 - Creo que tendré que recortar la flotabilidad de mi salvavidas y hacerle un tuneado.
Decidí en voz alta.

Esto sucedía sobre la arena de la playa de Calella. Domingo. Último día de campeonato. El sol luce con intensidad después de días sin verlo y  se lleva la humedad acumulada por horas y horas de los dos últimos días de lluvia. El mar plano rozado por una suave brisa con clapas sin viento. Montar una regata no estaba claro. Pero todos teníamos la convicción, además de la previsión, de que justo en la hora límite empezaría a soplar una buena brisa.
 - La única oportunidad de hacer una regata hoy, es que nos saquen y esperar a que entre el viento en el agua con un montaje rápido del campo de regatas.
Sabíamos que Manel, el director del comité de regatas, es amante de lo perfecto. Y como dice el refrán "suele ser enemigo de lo bueno".
Todos los que allí estábamos coincidíamos en que el día anterior deberían haber dado la tercera regata. Aunque seguro que no todos estaban de acuerdo.

 - Cada regata 300 €. Comentaba Xavier Penas una hora más tarde. Daba por perdido el día y desmontaba su barco para recogerlo.

Mientras una bella entrevistadora nos pidió a Carlos y a mí, que le rellenáramos el vídeo del día con una pequeña entrevista. Accedimos.
Carlos contó como habían sido las condiciones del día anterior:
 - Una ola grande cruzada por la aleta,  ponía las cosas difíciles para llevar el barco con tranquilidad. El viento subiendo y bajando de intensidad y esas olas acentuando esa variabilidad, con lo cual pasabas de colgar como un enano a tener que meterte dentro del barco porque tocabas con el culo en el agua, difícil pero bonito,...
Yo pensaba en mis dos desastrosas regatas. No me adapté mal a esas condiciones difíciles, pero no supe hacer lo más importante que hay que hacer en las regatas: Levantar la cabeza para mirar la boya y el campo de regatas, y sobre todo, no luchar contra la evidencia de un bordo tan claro hacia tierra. Y solo los lerdos como yo luchaban contra la evidencia

No había empezado mal el campeonato. Viernes, primer día: una ola intensa y una brisa suave que subía y bajaba nos dejó hacer la mitad de una regata antes de ser anulada porque el viento se moría. Fue la única ocasión en la que estuve entre los cinco primeros, y eso que salí terriblemente mal, pero no estar acertado en las salidas, ayuda a mirar hacia afuera, e hice una gran primera ceñida. No sirvió de nada, pero fue mejor salir al agua, probar salidas y no quedarnos en la playa como viejecitos.

Al final los que están, están. Y pese a que solo contaron las dos regatas del sábado que relataba Carlos, subieron al pódium los que ya conocían la altura de sus peldaños. Y aunque son muchos los que lo han hecho bien, doy la enhorabuena  a Mónica Azón y Toni Roig, por liderarlos.

Bueno, me quedo con unos largos divertidos donde me sentía bueno, unos paseos matinales a Llafranc sintiendo esa Costa Brava de Pla, una escursión de tarde al faro de Sant Sebastià con mis compañeros de apartamento Oriol Marrón y Xavi Boluda, tocados también por una mala actuación...  y tres días de evasión aderezados por conversaciones perdidas y risas.
Una gran cena de la organización donde el único esfuerzo y secreto es no comer demasiado.
El día anterior Miquel Álvarez, rescatado del Finn, para regatea en Calella, organizó una macro cena, en el restaurante Las Palmeras, de Palafrugell. Fui el primero en llegar a la cena, lo cual me permitió hablar con una de las camareras que resultó ser una gran dibujante de cómics. Le dije que igual le enviaba algún relato para ver si quería darle imagen. Puede que también tenga que salir el primero al campo de regatas para hablar más tiempo con el viento y que me cuente sus secretos. Pensé contemplando sus ilustraciones.

Piiiii. Regata anulada y campeonato finalizado. Algunos barcos que habían salido navegaban a lo lejos.
Mientras desmontaba mi barco para cargarlo en el remolque, hablaba con David Pérez, un canario que conocí en el campeonato de España. Me contaba el esfuerzo de dinero y tiempo que implicaba para él hacer estas regatas, desencantado por haber navegado solo 2 de las 6 previstas. Pero detrás de ese esfuerzo, del suyo y de otros muchos, supuraba ese líquido que nos infecta, que nos enferma hasta la muerte, ese pus de pasión que solo se limpia a golpe de salpìcadura de agua de mar mientras intentas pasar a tu amigo convertido en contrincante.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Consejos del tio de Rafa Nadal



La semana pasada escuché una video conferencia a modo de publicidad de una escuela de tenis ONLINE para entrenadores y clubes, que vende la escuela de Nadal. En ella Toni Nadal, el tio de Rafa nadal, respondía preguntas de los internautas, la mayoría de ellos vinculados al mundo del tenis.

Intenté recoger unas cuantos puntos exportables al mundo de la vela, o a la vida:
  1. "Es más importante la técnica que la cabeza". Comentaba que el disponer de una buena técnica, ser consciente de que tienes un golpe ganador te da confianza y cabeza para ganar. Sin la técnica suficiente por mucha cabeza que tengas no llegarás.
  2. Daba más importancia a los entrenadores de club que a los de los profesionales. Ser un buen entrenador de club es mucho más difícil que ser un buen entrenador de un profesional.
  3. Le preguntaban ¿de donde extraer la Motivación? repuesta: Pasarlo bien!!!
  4. Una de las claves para mejorar, decía, es "Conocer donde fallas" porque eso le permitirá al jugador no seguir entrenando el fallo, hasta convertirse en un gran experto en ese fallo. Si repites y repites el fallo, cada vez fallarás mejor!
  5. Las excusas no sirven para ganar. Uno siempre puede buscar justificaciones, pero no te servirán de nada.
  6. Buena cara al empezar un partido es la mejor herramienta para subir la moral.
  7. "NO IMPROVISAR", Toni, hablaba de disponer de unos patrones simples en el juego y seguirlos siempre. Los puntos más brillantes tienen el mismo valor que los puntos más feos. Sólo se puede improvisar si uno es muy superior al contrario.
  8. Se juega diferente según el rival: A mejor rival nuestro juego ha de ser mucho más controlado.
  9. Dos facetas primordiales en el entreno: a) Repetición que consolida lo que ya sabes b) aprendizaje de cosas nuevas que te hace crecer.
  10. Toni, señala la CONCENTRACIÓN, como el elemento psicológico primordial.
  11. Preparación física: Cree que lo mejor es trabajarla en el propio deporte, bien con su práctica o con ejercicios incorporados a ella.
Ahora tu sacas, y es "Macht ball"



jueves, 3 de agosto de 2017

Mi Olimpiada. Excellence is no accident


Artículo escrito por mi unas semanas después de los juegos Olímpicos, a petición de Carlos Pich para la revista Navegar, describiendo lo que acabó hace justo hoy 25 años.

Todo había acabado, y el silencio sonaba fuerte, muy fuerte. Mientras navegábamos hacia el puerto ya no recuerdo que pensamientos circulaban por mi cabeza, sólo puedo recordar ese atronador silencio y una sensación de soledad compartida.
¡Lo habíamos hecho tan mal!. Creo que cada uno asumía la derrota para si, yo al menos asi lo sentía. Mientras tanto seguíamos acercándonos hacía la grúa. Ya no tendríamos que subir más el barco. Veíamos gente, mucha gente en el muelle rodeando la grúa, pero yo no me atrevía a mirar. Acodados ya al pantalán sólo la infanta Cristina y el sobrino de Fernando se acercaron. Cristina dijo algo intentando animar, y el chiquillo jugueteaba ajeno a todo, pero apenas se oían murmullos. Todo era silencio. Yo intentaba sonreir.
Y de repente rompiendo crudamente aquella mudez, empezaron a sonar palmas, que en pocos segundos ya eran aplausos. Aún ahora puedo sentirlos, largos, rotundos, profundos e íntimos. Nos giramos y pudimos ver las caras de esos aplausos: familiares, amigos, compañeros. Habían venido a animarnos y a vernos ganar y no les habíamos dado tan siquiera una posibilidad de soñar nuestra medalla. Mis ojos estaban empañados y mi cara lucía una sonrisa de circunstancias, pero envuelto en escalofríos sentía algo profundo que compensaba todos los esfuerzos.
    Todo había empezado mucho antes. Medio año después de Seúl comenzamos a navegar sobre esta tonelada blanca. Fuimos la única clase que partíamos de la nada absoluta, y el secreto para llegar a estar entre los mejores: un gran patrón, un avezado entrenador y ... navegar, navegar, navegar.
    Y los juegos se nos echaron encima, porque aunque estes durante años esperándolos, cuando llegan, llegan de repente.
    El día 9 tuvimos una reunión en el pto olímpico. Faltaban algunos que todavía navegaban. Se habló del funcionamiento de los juegos en la parte que nos correspondía. Todo parecía estar muy bien organizado, pero después nos dimos cuenta que todo se iba resolviendo sobre la marcha, como siempre.
    El  domingo día 12 habíamos quedado emplazados para desayunar en el Real CLub naútico de Barcelona. Allí estabamos todos estrenando uniforme olímpico, Kelme había sustituído esta vez a Burberrys. Tras un desayuno jovial y alegre nos dirigimos hacia la villa olímpica. Nos hicieron la identificación y fuimos hacia los apartamentos. Esta vez no fuimos Quijotes. Estábamos en los mejores pisos de toda la villa, en la manzana central y con vistas al mar. Los pisos disponían de lo indispensable, buenas camas, mesillas, armarios empotrados en cada habitación, una sencilla mesa, una lámpara de pie y media docena de endebles sillas. Disponíamos también de posters con motivos de Barcelona para evitar que las paredes produjeran eco a la vista. El único lujo: una televisión. Por pedir, no hubiera estado mal un sofá. No había aire acondicionado pero tampoco fue necesario.
    En cada apartamento había 5 o 6 personas y en general las tripulaciones y entrenadores estábamos un poco mezclados. El principe, Manrique, Carlos Martínez, Miguel y yo compartíamos un apartamento del 6º piso de la isla (manzana) 10. La villa estaba todavía desierta, sólo los participante de vela y algún que otro deporte, habían entrado. A partir de ahí iríamos viendo crecer sus habitantes poco a poco. Ahora la villa parecía una villa de voluntarios, estaban por todas partes.
    El puerto olímpico estaba explendido y las banderas, más de medio centenar correspondientes a los paises participantes en la competición de vela, daban una alegría contagiosa al espigón.
    Faltaban 2 semanas para el día de la inaguración. ¡ya estabamos instalados!. Hasta el comienzo de la competición los días se hacían parecidos. Teníamos que probar velas y más velas. Despues de haber navegado toda la temporada con un tipo de velas que prácticamente sólo nosotros utilizábamos, Fernando prefirió usar, tras muchas arriadas e izadas de velas, la mayor "Curtis" que empujaba la gran mayoría de Soling participantes, y un foque V1 turbo que sólo utilizaba el americano y el brasileño. North sails fué un buen padrino.
    El viento no seguía ninguna pauta, aunque predominaban los vientos flojos, desde el levate hasta el garbí. Sólo hubo un día de viento fuerte, garbí de 20 nudos, el primer día de la match race; si Eolo quería jodernos ese día...¡Lo consiguió!.
    Mientras tanto, entre horas de navegación y aprovechando los días de viento nulo, nos obcecamos con sacarle peso al barco, ¿ Psicológico tal vez ?, puede ser pero cada cual tenía su ofuscación: Luis retocando la forma de una orza para que se comportara de forma asimétrica en las ceñidas, Van Der intentando debilitar las cuadernas de la cubierta, Fernando Rita calibrando palos, cada uno con sus neuras. Tener la cabeza y las manos ocupadas siempre es bueno.
    Nuestro cuartel en el puerto era el más lejano según entrabas. Lo único decente del rincón asignado era la moqueta azul oscuro que cubría el suelo, el resto..., bueno es que no había más. Cada clase funcionaba con sus propias herramientas y todo se iba solucionando por el espíritu improvisador que nos caracteriza.
    Mientras tanto la vida en la villa era cómoda, No madrugábamos demasiado y hacíamos un desayuno más bien fuerte sobre las 9.30. A las 10.30 ya estábamos en el puerto. Volvíamos sobre las 6, dependiendo del día, y normalmente nos dirigíamos hacia los comedores donde el apetito, que no había saciado el pic-nic del puerto, se convertía en glotonería. Ver tanta comida junta era una provocación a la gula, al menos los primeros días.
    Los comedores llevados por un agradable personal francés, eran gigantescos y cumplieron su objetivo sin pretensiones culinarias de ningún tipo. Sólo en una ocasión se colapsó tras la ceremonia de inaguración. Nunca había que hacer cola. En los comedores compartíamos mesa con los compañeros del equipo de vela, pero de vez en cuando conocías a otros deportistas españoles ajenos a la vela. También aquí tenías la oportunidad de ver a algún que otro famoso de vez en cuando: Jim Courier sin gorra, Pétrovic casi siempre solitario, y un sin fin de gente de la que hacíamos cábalas sobre el deporte que practicaban y del pais de procedencia. Las tarjetas de identificación no ayudaban demasiado, en ellas sólo la foto se veía claramente, para descubrir el deporte y el país mirando la tarjeta... era mejor preguntar. El uniforme de los deportistas era la mejor identificación de procedencia, en este sentido nuestra vestimente tuvo una gran aceptación entre la gente y a mí personalmente me parecía cómoda y elegante. Gracías a ella fuimos conociendo al resto del equipo español, por lo menos a los que no eran famosos.
    En teoría debíamos dormir en la villa, pero en la práctica cada cual hacía lo que le venía en gana. Lo que se tradujo en gente que estuvo durmiendo en la villa de principio a final, otros que alternaban, y algunos que no llegaron a estrenar la cama. No hubo ningún problema por esta causa.
    Todo iba transcurriendo con normalidad, jugábamos en casa y el entorno era familiar. Ya hacía dos años que navegabamos en el puerto olímpico y el paisaje de Barcelona desde sus aguas no era algo nuevo. El material se repasaba con minuciosidad y ante cualquier duda sobre su fiabilidad se reponía o reforzaba. Esta operación se repetiría habitualmente tras cada regata.
    La fecha de la Inaguración iba acercándose. En los ratos libres ibamos descubriendo la Villa olímpica aprovechando el que no hubiera demasiada gente: Sala de juegos, bolos, escalectric, fonoteca, los jardines, las playas, la pista de atletismo, etc. Yo incluso aproveché las ventajas de ser olímpico para cortarme el pelo en Jongueras o hacerme unas gafas nuevas, todo gratis por supuesto. Todos estos servicios de la villa pronto empezaron a tener colas, sobre todo de deportistas de paises pobres.
    El domingo 19 los Reyes saludaron a todo el equipo olímpico español.
    Durante estos días salíamos de vez en cuando a cenar fuera de la villa, con amigos o familiares, lo que permitía desconectar un poco.
    Vi los fuegos artificiales de la llegada de la antorcha a Barcelona desde el balcón de nuestro apartamento. La Olimpiada empezaba ya. El día de la Inaguración fue descanso total, ni aparecer siquiera por el puerto. paseos por la villa, un baño en la playa, un rato de Gimnasia y alguna vuelta en bicicleta.
A las 7:30 habíamos quedado en el portal, mientrás bajábamos en ascensor, Luis Doreste nos recitaba con nervios el juramento olímpico, allí estábamos todos guapos y elegantes, despues de haber resuelto algunos problemas con las tallas. Casi todos llevaban sus cámaras fotográficas que no tardaron mucho en funcionar. Muchos aprovechaban para sacarse fotos con los famosos del equipo español, y algunos famosos del equipo español aprovechaban también para retratarse con el Príncipe. El Príncipe no llevaba cámara. De ahí, a los autobuses y ya en Montjuic caminando hacia el San Jordi, donde disponían a todas las comitivas por paises según el orden de entrada al estadio, allí estabamos casi todo el equipo olímpico español. Aprovechábamos la larga hora que estuvimos esperando para saludar a deportistas que conocíamos de la Blume, o incluso de la mili. Los futbolistas eran una divertida peña que se encargó de hacer un poco divertida la espera. Salir al estadio: Emocionante e irrepetible. Además pude distinguir y saludar a mis padres entre tanta gente. Envidio después de esta experiencia a los deportistas de estadio que compiten envueltos en calor humano. El encendido del "pebetero" fue también muy emotivo.
    Al día siguiente, Domingo, tuvimos la primera regata de entreno. En la baliza de trasluchada éramos primeros y teníamos una buena velocidad...la prueba nos permitía ser optimistas.
    El lunes, ya primer día de competición, sólo el sol golpeaba las velas, sobre las que muy acertadamente destacaban enormes, las tres letras que identificaban al pais.
    No quiero hacer memoria del día a día, por no equivocarme. Resumiendo: vientos flojos o medios, y Resultados que nos iban manteniendo entre los 6 primeros. La cara: muy buena velocidad y muy buenas maniobras lo que nos permitió siempre recuperar. La cruz: Malas salidas salvo excepciones.
    El día 1 de Agosto, última regata de flota nos lo jugábamos todo: el americano y el danés ya estaban clasificados, y para los restantes 4 puestos (se clasificaban 6 para la Match race) estábamos 5 barcos bastante igualados. Mala salida, role hacia la izquierda, con una sola mano cantábamos los espis en nuestra popa, todo parecía perdido, teníamos que quedar mejor que décimos para clasificarnos, recuperábamos, recuperábamos, en la popa ya estábamos décimos y teníamos al canadiense justo delante. El inglés, el alemán y el sueco iban muy delante. Sólo el canadiense inquietaba. Falló y le pasamos. Marcaje hasta la linea de llegada. ¡Estábamos clasificados! ...habíamos cumplido un objetivo difícil, ya sólo faltaba cumplir el sueño.
    Mientras tanto los exitosos resultados de nuestros compañeros avalaban todas las esperanzas.
    Al día siguiente teníamos descanso y llegaron dos oros: Luis y Manri en FD, y Jose María en Finn.
    Lunes 3. Round Robin. Ya al levantarnos desde el balcón pudimos ver que ese día el Garbí llevaba tilde. Hasta entonces no había sentido ni la presión, ni el nerviosismo. En ese momento me había olvidado de la palabra tranquilidad. La palabra suerte sonó demasiado en boca de todos esa mañana y no era eso lo que necesitábamos.
    No éramos los favoritos, pero ninguno de nuestros contrincantes era imbatible. No habíamos descuidado el entreno de Match race y teníamos un nivel muy aceptable. Quizás el único fallo, fue no haber entrenado alguna match race la semana anterior a la olímpiada. ¿superstición?, tal vez.
    El Inglés fue el primero. Salimos bien y montamos primeros. Toca boya y los arbitros no lo ven. Despistados trasluchamos mal. Nos pasa. Nos acercamos. arriesgamos en una maniobra y la duda se decanta hacia él. Perdemos un match que debía haber sido nuestro, y que fué además un golpe psicológico.
    El Americano. Arriesgamos demasiado en una salida donde yo me sentí culpable al marcar la enfilación. ¡salida prematura!, el resto fue seguirle. Se ponía muy difícil y faltaba concentración y tranquilidad.
    El Danés. Se repitió la historia. y no sabíamos ya donde escondernos. No le dábamos opción a la suerte.
    El Alemán. Creo que ni ganar servía ya. Una penalización dudosa antes de la salida contra nosotros y otra derrota.
    El sueco. penalización a favor nuestra y única victoria.
    Los Juegos habían acabado. Ese mismo día, para borrar nuestra decepción, llegaban al puerto olímpico dos oros más, y una plata. Tuvieron el placer de las enhorabuenas, de los chapuzones y mas tarde de los aplausos merecidos ya con la medalla al cuello. A nosotros nos quedaban aquellos otros aplausos, menos numerosos, pero más sentidos.

jueves, 27 de julio de 2017

25 años B92


25 de Julio 2017, mientras me peleaba con los números en el ordenador, me entra un sms en el movil: "Hola Fredi! solo para saludar y decirte que me acuerdo mucho de B92, de nuestros juegos y campaña olímpica, de nuestro equipo. Hace hoy 25 años!!! abrazo fuerte". Contesté aprovechando la emoción de dejar por un rato el trabajo envuelto en buenos recuerdos.
El día anterior me llegó una carta con una invitación para la recepción de la conmemoración del 25 aniversario de los juegos de B92 en el palacio Albéniz. Pensaba que sería un acto cercano e intimo y tampoco auguraba, que siendo día de semana, vinieran muchos deportistas. "Puede ser divertido", pensé y aposté por ir.
A las 19:30 llegaba con mi scoopy al parking del Palacio Nacional donde se ubica el MNAC. En su parte posterior se sitúa una de las entradas al palacio Albéniz. Allí era donde debíamos acreditarnos. Vestido de sport: pantalón blanco y camisa roja de cuadros, tuve el atrevimiento de sacar de su funda la chaqueta que 25 años antes lucí en la inauguración de los juegos olímpicos para ponérmela de nuevo. Las nubes cubrían por momentos todo el cielo refrescando la tarde con lo que la chaqueta, azul con el escudo del COE, no molestaba.
En la mesa de acreditaciones coincidí con una exdeportista, más tarde me dijo su nombre: Ana Godés. Le pregunté si le importaba que fuéramos juntos hasta el palacete. Con paso tranquilo subimos por un camino asfaltado entre magnolios, llegando a una explanada de exquisitos jardines con fuentes y estantes. La vista del palauet desde aquí es espectacular, una planta sencilla y sobria de estilo afrancesado sobre una amplia fuente que desemboca con un inmenso caudal de agua sobre los jardines. En los extremos de la fuente dos amplias escalinatas curvadas salvan la altura desde los jardines al Palauet. Se construyó en la exposición del 1929 como residencia de los reyes y tras la exposición iba a ser museo de la música, de ahí su nombre.
Nuestra conversación entre pasos tranquilos nos hacía trasladarnos más a las palabras y a la mirada mutua que a los jardines. Ana me contaba sobre la emoción que sintió después de una espera larga en el túnel de acceso al estadio olímpico para finalmente emerger en saltos y gritos entre un público pletórico. Mis recuerdos corroboraron su emoción. Yo rememoraba la larga espera en el estadio Sant Jordi, donde pudimos saludar a muchos deportistas. Ana participó en Ping Pong, o debería decir tenis de mesa. Le pregunté si se seguía dedicando a ello o si su trabajo giraba en torno al deporte. Me explicó que era diseñadora de joyas: Desmontaba lentes de cámaras de fotos u otros objetos antiguos para darles protagonismo como joyas. Me enseñó entonces su colgante formado por un gran lente ovalada montada en el interior de un doble aro metálico plateado sencillo. "Antes la lente observaba y ahora es ella la que observa" me dijo mientras acariciaba la lente con su mano, una metáfora inversa de lo que ahora somos nosotros.
Llegamos a uno de los laterales del palacete donde los deportistas que iban llegando se situaban en la escalinata. En frente un batallón de cámaras nos apuntaban.
No fuimos los últimos, entre conversaciones iban llegando más deportistas. Se situó a mi lado una deportista paralímpica ciega acompañada por una preciosa perra pastor alemán. Estuvimos hablando un buen rato. Participó en los 100 m. lisos. Me decía que seguía corriendo una o dos veces por semana. Era dicharachera. Pude ver a Epi, casí no lo reconocí. También estaba Cayetano, hijo de la duquesa de Alba, no pude reconocer a muchos más. Al rato llegaron detrás de donde yo estaba un grupo de "chicas" altas,"Está claro que sois de basquet" les dije, eran realmente simpáticas. Una de ellas decía que se acordaba de mí, "Tu eras de vela no?". Les conté una anécdota que pasé con el equipo cubano de basquet y ellas me contaron unas cuantas más. Mientras hablaba con ellas, llego Natalia Via Dufresne, ahora ya éramos un trío de representantes de la vela en el 92. Desde donde estába podía atisbar a través de una puerta abierta el majestuoso interior del palacio donde se situaban en fila las "autoridades" mientras el rey, que pude observar de espaldas, iba saludando a cada uno de ellos. Al rato llegó Pascual Maragall con su mujer acercándose a la escalinata exterior donde estábamos los exolímpicos. Sonaron fuertes y largos nuestros aplausos emocionándonos más a nosotros que a él. Entre deportistas olímpicos y paralímpicos  no sumábamos más de 100 o 150. Al rato todas las autoridades salieron del Palacete y se situaron en la parte baja de la escalinata donde estábamos los deportistas para la foto: el Rey, la Alcaldesa, el President, el Presidente del Comite Olimpico Internacional, ah, también un jovial Pedro Sanchez, y representantes de partidos, delegados, etc.
De aquí bajamos las escalinatas y fuimos a la parte posterior del Palauet desde donde se puede contemplar toda la ciudad. 4 mástiles con banderas y un pequeño podium para las autoridades desde el cual leyeron sus discursos, no demasiado largos, de fondo: la ciudad. Algunas frases de los discursos me hicieron recordar parte de nuestra historia reciente y olvidada: reunificación de las Alemanias, la perestroika, y el golpe de estado en Rusia, la guerra de yugoslavia, la guerra del golfo, la participación olímpica de cuba... Durante aquellos años tener al Príncipe como tripulante era vivir la política como una variable más que afectaba a nuestra preparación. Pensé también en la fortuna de haber vivido los únicos juegos olímpicos en la historia, donde la vela estaba en la villa olímpica. Muchas, muchas anécdotas desordenadas pasaban por mi mente entre frases de los discursos. El Rey Felipe, cerró la tanda, empezó en catalán y acabó en castellano. En los párrafos finales de su discurso vistió sus palabras con la misma chaqueta que yo llevaba puesta recordando la entrada en el estadio, era el mismo recuerdo que Ana, poco antes, me describía mientras atravesábamos  los jardines de Joan Maragall de camino al palacete. Esas ultimas frases del discurso no fueron de Rey, fueron del Felipe tripulante, que vivió sin duda, como la mayoría de los que allí estábamos, uno de los periodos más emocionantes e intensos de su vida.
Cerró el acto un poema de un voluntario al son de la música de 4 instrumentos. Detrás de él, una gran pantalla mostraba en imágenes que la delicadeza con la que se hizo todo lo que rodeó a la olimpiada de Barcelona 92, haya conseguido el milagro de mantenerse elegante, bello y actual. Epi, recogió la antorcha olímpica de manos del Rey para llevarla con otros deportistas hasta la plaza Catalunya.
Entre exquisitos canapés, pude abrazar y hablar un buen rato al que conocí como Alteza, aprendí a llamar Felipe, y ahora ya no sabré llamar Majestad. Con él, el tiempo siempre es escaso, y las palabras se atropellan cuando el corazón y la cabeza quieren hablar a la vez. Natalia, me recordó que en el bolsillo de mi chaqueta había traído algo para él. "Esto es para ti. Estuve a punto de llevarla al Museo Olímpico, pero pensé que hoy era su oportunidad" le dije mientras del bolsillo derecho de mi "ilustre americana" saqué la gorra que coronó su cabeza durante los entrenos y regatas de los juegos olímpicos del 92. Tras los juegos, olvidada en el Soling acabó en mis manos.
No se lo podía creer!
Tardó poco en irse, las nubes se mostraban amenazantes para una noche con promesa de rumbas, poco más abajo en el teatro Grec. Una lluvia intensa puso final, a las rumbas que sonaban moviendo el alma a ritmo de corazón. Final a otro 25 de Julio, 25 aniversario de los XXV juegos olimpicos.

Antes de dormir, como a un niño al que acaban de contar un cuento, sentí la satisfacción de saber que los recuerdos pueden construir nuevas y bonitas historias.

lunes, 17 de julio de 2017

Herramientas de mejora



Salimos a navegar, y queremos mejorar. ¿Nos planteamos que de que herramientas disponemos para hacerlo? El proceso de mejora siempre ha de estar presente y eso requiere trabajar diferentes facetas, diferentes herramientas, diferentes recursos que nos permitirá mejorar nuestra "sailing machine"!

Podríamos hacer muchas listas, esta que ofrezco viene exportada de teorías sobre la educación para gente joven, pero creo que es perfectamente exportable a todos los navegantes de cualquier nivel.
  1. Seleccionar la información. Está claro que si queremos aprender a hacer algo hemos de informarnos como hacerlo, métodos, leer sobre táctica, leer sobre reglamento, comprender las reglas, etc. para poder llevarlo acabo. Sin recopilación de información nos quedamos estancados. Y este área es terriblemente amplia.
  2. Repetir. Cuando queremos mejorar una maniobra y hemos llegado a una forma correcta de hacerla adaptándola a nuestras características. Hemos de repetirla, una y mil veces. La repetición lleva a la excelencia. No hay otro camino, ni existen atajos
  3. Premiarnos. Consolidar nuestro esfuerzo a través de premios bien por conseguir un objetivo o bien por llevar a cabo un esfuerzo, es fundamental. Por ejemplo, inscribirse en el campeonato de Europa como premio a mi constancia de navegar este año. Eso motivará y será un revulsivo para mejorar.
  4. Castigo. Aceptarlo y aprender de él, en el sentido de evitar el acto que lo produce es vital. Por ejemplo, si me enseñan la bandera amarilla por remar continuamente en las regatas, he de plantearme seriamente cambiar la forma de navegar o adaptarla a las normas.
  5. El ejemplo. Copiar al que lo hace bien es un buen atajo para llegar a crear nuestro estilo. Podemos hacerlo de manera espontánea o motivada por los demás. 
  6. Cambiar creencias. Esta es de las difíciles, sobre todo a nuestra edad, donde la rebeldía apenas existe. Tenemos inculcadas creencias que nos limitan la forma de navegar. Por ejemplo, cuando navegamos con un regatista famoso y laureado al lado, tenemos la creencia que es mejor que nosotros, que nos ganará hagamos lo que hagamos y precisamente ese pensamiento no limita para hacer lo que necesitamos hacer para ganarle. Pensar que nunca salimos bien, será un muro para poder hacerlo.
  7. Cambiar motivaciones. Con la edad vamos dándonos cuenta que no solo ganar es la motivación de la regata. Ayudar a otros, enseñar al que sabe menos que nosotros, promover una labor de equipo, hacer amistades nuevas... en todo ello hemos de ver motivación suficiente que nos permita seguir mejorando y sobre todo seguir estando!
  8. Razonamiento. Cuando aprendemos algo nuevo, una forma de hacer las cosas diferentes, un trimaje, etc. hemos de comprender "el porqué". Incluso en las normas que hemos de cumplir en las regatas, es bueno conocer sus justificaciones porque eso nos ayudará a aceptarlas y respetarlas.
Posiblemente utilizamos todas estas herramientas de manera inconsciente, y es por ello que nunca va mal escarbar para ver si las raíces de nuestro árbol se extienden de manera correcta para sujetar un buen tronco. A crecer!!!